Casinos en linea

Estrategia Martingala

Cualquier jugador habitual que se precie sigue una estrategia (o varias) a la hora de jugar en una ruleta. Solo los usuarios casuales tratan de apostar al azar con la esperanza de tener suerte. Tanto si ya llevas tiempo en esto como si no, nunca está de más conocer o reforzar las estrategias más habituales que se usan en esta modalidad.

La más común de todas es a la vez la más conocida por todo el mundo y no es otra que la Martingala. Seguro que te suena el nombre, pero pocas personas saben realmente su funcionamiento y sus reglas. La estrategia Martingala es de las más clásicas que hay y consiste en apostar o bien a rojo/negro o bien a pares/impares. Sobra decir que la probabilidad de acierto es prácticamente del 50% (algo menos ya que tenemos el cero en la ruleta), por lo que en base a la estadística tienes que acertar más pronto que tarde.

Esta estrategia tiene, al menos en su alternativa más simple, una simple regla: doblar tu apuesta cuando pierdes hasta que aciertas. Un ejemplo sería apostar un euro como unidad inicial. Si pierdes, la siguiente apuesta sería de dos euros. Si vuelves a fallar, la siguiente sería de cuatro euros y así sucesivamente hasta que aciertas, quedando en positivo por una unidad. Al jugar con la estadística de que casi la mitad de las veces nuestra apuesta tendrá éxito, es posible ganar dinero en el corto plazo.

El problema de la Martingala es que requiere de unos fondos muy grandes para poder enfrentar una mala racha, algo que tarde o temprano tiene que suceder. En el momento que encadenes seis o siete fallos consecutivos, tu apuesta deberá ser alta respecto a tu unidad, por lo que se necesita un buen colchón para aguantar o de lo contrario te podrías quedar a cero sin posibilidad de recuperarte.

También existe otra variante que es la Martingala Inversa, que como su propio nombre indica alterna la regla, es decir, doblas la apuesta cuando ganas y cuando pierdes divides entre dos lo apostado. Con esta variante se limita mucho más las pérdidas, pero como todo tiene sus ventajas e inconvenientes.

Ganar a la ruleta es posible y más cuando se sigue una estrategia fija. Lo importante es aprovechar los momentos buenos y mantener la calma en las malas racha.